Las esculturas realizadas por GRANDA para el altar mayor de la catedral St Mary, en Sydney, ya están instaladas en el altar, ocupando los dieciséis espacios que han permanecido vacíos durante más de 130 años. El altar mayor recupera así el diseño original del arquitecto William Wardell, el arquitecto más destacado del movimiento neogótico de mediados del siglo XIX al que el arzobispo Polding dio carta blanca para realizar el diseño. “Cualquier plan, cualquier estilo, cualquier cosa que sea hermosa y grande, en la medida de nuestro poder” fue la única consigna dada al arquitecto.

Se trata de dieciséis esculturas de madera, talladas a mano y policromadas, de más de un metro de altura, que representan a los ápostoles, San Juan Bautista, San Pablo y a los dos grandes profetas, Elías y Moisés.

Las esculturas han estado expuestas, desde su llegada a Sydney, en la Capilla de la Virgen de la catedral para permitir a los visitantes poder admirar de cerca estas obras antes de ser instaladas en el altar.

Durante 133 años, los espacios donde ahora se encuentran las esculturas permanecieron vacíos sin que nadie sepa a ciencia cierta el motivo. Hay una leyenda que asegura que fueron las estatuas originales, traídas en barco desde Europa, las que así lo ordenaron.

Comisionado por el obispo de Sydney, el cardenal George Pell, la realización de las esculturas ha sido posible gracias a las generosas donaciones de los Amigos de la Catedral, la Universidad Católica Australiana (ACU) y Damian Fogarty de LEDSAFE, que han porporcionado los fondos necesarios para su creación.

Desde su llegada en 2001, el cadernal George Pell ha querido recuperar la visión original del obispo Polding y del arquitecto Wardell y ha apoyado la restauración, limpieza y conservación tanto del exterior como del interior de la catedral, devolviendo al templo su grandeza de antaño.

La St Mary’s Cathedral es la iglesia-catedral de la Archidiócesis de Sydney, sede del arzobispo católico de la ciudad, el cardenal George Pell. La catedral está dedicada a María Auxilio de los Cristianos, patrona de Australia. Es, por lo tanto, el Santuario Nacional Católico de Australia.

La primera piedra de la actual catedral la puso el arzobispo Polding en 1868. Iba a ser una estructura enorme y ambiciosa, con una amplia nave y tres torres. Polding no vivió para ver la catedral terminada ya que murió en 1877. La decoración y el enriquecimiento de la catedral continuó bajo la dirección de sucesivos arquitectos.

En 2000, con la ayuda de una donación del Gobierno para conmemorar el nuevo milenio, las torres diseñadas por William Wardell fueron concluidas. En 2008, la catedral se convirtió en foco central de la Jornada Mundial de la Juventud 2008 y visitada por el Papa Benedicto XVI.

http://www.catholicweekly.com.au/article.php?classID=1&subclassID=2&articleID=11552&class=Latest News&subclass=CW National

http://www.sydneycatholic.org/news/latest_news/2013/2013114_123.shtml