El sueño del arquitecto William Wardell por fin se ha cumplido. En el altar mayor de su famosa obra, la St Mary’s Cathedral, la catedral de Sydney (Australia), ya se encuentran colocadas las esculturas de los apóstoles que el Obispo de Sydney, el cardenal George Pell, encargó a GRANDA. Se trata de dieciséis esculturas, realizadas a mano en madera tallada y policromadas, que representan a los doce apóstoles, San Pablo, San Juan Bautista y los dos profetas Elías y Moisés.

Ahora, después de casi un siglo y medio desde que el arquitecto concibiera su obra original, los nichos que permanecieron vacíos durante más de 133 años están ocupados con las esculturas que han atravesado medio mundo para llegar a su lugar de destino.

A lo largo de seis semanas, las esculturas han permanecido expuestas al público para poder ser admiradas antes de que ocupasen su lugar definitivo en el altar mayor de la gran catedral.

Artículo publicado en Sydney Catholic: http://www.sydneycatholic.org/news/latest_news/2013/201335_1647.shtml