Tras más de un año de renovación y de restauración, la capilla del convento de las Carmelitas Descalzas Niño Jesús en Traverse City, Michigan, ha sido inaugurada y abierta de nuevo al público.

El cambio responde a un deseo de la comunidad católica americana de contar con iglesias que parecen iglesias, según ha explicado la Madre Mary of Jesus, abadesa del convento: “decidimos renovar el santuario para crear una atmósfera de belleza sagrada y trascendencia”. El convento fue construido en los años 60 en el estilo utilitarista propio de aquellos años.

Duncan G. Stroik ha sido el arquitecto encargado de la renovación, apostando por un estilo más clásico, para devolver a la arquitectura sagrada las ideas clásicas de belleza y armonía.

Entre los cambios que se han llevado a cabo están los ornamentos litúrgicos, tales como el sagrario, la cruz de altar y los candeleros, todos pertenecientes a la colección Rinascimento diseñada con Duncan G. Stroik y realizada íntegramente en los talleres de arte que GRANDA posee en Madrid.