El pasado 13 de octubre, fue beatificado en Tarragona D. Francisco Solís Pedrajas, Prior de Mancha Real (Jaén), junto con 521 mártires más. GRANDA ha sido la encargada de realizar la urna que contiene los restos del Beato Fracisco Solís y que ahora descansan en la Parroquia San Juan Evangelista (Mancha Real, Jaén).

Se trata de una urna arqueta realizada en latón dorado y plateado, con ornamentación calada y grabada. En el frente lleva un relieve de la Inmaculada flanqueado por dos palmas martiriales y un rosario rodeando la imagen de la Virgen. A los laterales, un relieve del Sagrado Corazón y de San Francisco y en la tapa, un águila sosteniendo una cruz entre sus garras, símbolo de la vida eterna.

El Beato Francisco Solís Pedrajas fue párroco de Mancha Real desde el año 1914 hasta 1937, año en que fue martirizado en el cementerio de la población de la que él era Párroco-Arcipreste.

Fue un hombre de recia personalidad, un hombre de Dios como lo llama uno de sus biógrafos y que lo describe como “predicador docto y elocuente, cargado de fama (…). Fuerte y firme para moverse y mover a sus feligreses a hacer algo más práctico que lamentarse en las situaciones difíciles. Intrépido ante la muerte…., gozoso ante el martirio, con un gozo contagioso que movió a cantar al Señor a los que con él iban a morir”.

Para conocer más sobre la biografía del Beato Francisco Solís: http://sacerdotessacerdotes.blogspot.com.es/2008/07/biografa-de-d-francisco-sols-pedrajas.html