Las Hermanas dominicas de Santa Cecilia establecieron su convento en Nashville, Tennessee, en 1860. Debido al aumento de vocaciones de los últimos años, las instalaciones se les quedaron pequeñas y la orden tuvo que llevar a cabo un ambicioso proyecto de renovación y ampliación del convento que abarcaba todas las instalaciones: residencia, colegio, refectorio, biblioteca, la enfermería y la capilla. Era necesaria una nueva capilla que acogiese a la comunidad entera, compuesta por más de 200 hermanas.

Las hermanas querían una capilla que expresase la personalidad de la comunidad: tradicional pero simple, luminosa y femenina. Con un estilo tipo Renacimiento italiano, similar al de la Catedral de la Encarnación, en Nashville. La firma de arquitectura clásica Franck, Lohsen y McCrery hizo los diseños arquitectónicos y GRANDA se encargó de proporcionar los elementos interiores decorativos y el ajuar litúrgico, en consonancia con la arquitectura diseñada.

Todos los elementos del presbiterio, así como las cuatro esculturas policromadas de la capilla, que representan a la Virgen , san José, san Dominico y santa Catalina de Siena han sido realizados íntegramente en los talleres de GRANDA, en Alcalá de Henares (Madrid).

Hoy, viernes 22 de noviembre. día de la festividad de Santa Cecilia, rememoramos este proyecto.