El 11 de diciembre de 1925 el Papa Pío XII instauró la Fiesta de Cristo Rey que se celebró el domingo 24 de noviembre y que ha marcado el último domingo del Año Litúrgico. Al instaurarla, el Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey. Posteriormente, se movió la fecha de celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el Año Litúrgico, en el que se ha meditado sobre el misterio de su vida, su predicación y el anuncio del Reino de Dios, con ella se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal..

La celebración de la Solemnidad de Cristo Rey sigue siendo una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico. Para conmemorarla, GRANDA ha recuperado de sus archivos esta imagen de Cristo Rey, que forma parte del mausoleo donde están enterrados los restos de Monseñor Frutos Valiente, Obispo de Salamanca. Esta hermosísima obra fue realizada en 1933-34 por don Félix Granda y Buylla. El sepulcro se encuentra en la capilla de Santa Teresa, una de las capillas laterales de la Catedral Nueva de Salamanca.

Se trata de una Majestad neorrománica que representa a Cristo en la cruz, majestuoso, Cristo vivo, con los ojos abiertos, brazos extendidos casi horizontales. El origen de estas imágenes está en el Cristo oriental bizantino de los siglos VI al X, que los artistas representaban con una túnica ceñida y sin mangas, llamada colobio. Esta imagen de Cristo se hizo muy popular, sobre todo en Italia donde apareció en la ciudad de Lucca (en la Toscana), el Santo Volto, un cristo de estas características que llegóa ser famoso.

La obra repite elementos iconográficos ya empleados por don Félix, como las escenas de los lados, que representan a Cristo entre sus enemigos y a Cristo con sus discípulos. Este motivo, muy similar, se ve en los relieves en marfil del expositor para la custodia de la Catedral de Burgos, también realizado por el fundador de GRANDA en los talleres de arte.