Se trata de un mausoleo realizado en mármol compuesto de tumba central de acceso a una cripta y un conjunto escultórico en el frente realizado en piedra labrada y rodeado perimetralmente con balaustres unidos con cadenas.

El motivo principal del conjunto es un Cristo resucitado flanqueado por una pareja de Ángeles con actitud devocional, dando esperanza y testimonio en espera de la resurrección. En los laterales, dos Ángeles, uno coronando la tumba como símbolo del triunfo sobre la muerte y prenda del premio definitivo, y en el otro, un segundo ángel con una paloma en actitud de liberarla, simbolizando el encuentro del alma con Dios. En el reverso, un relieve de la Inmaculada en mármol blanco completa el monumento. Una gran cruz central grabada sobre la tapa de la cripta entre dos motivos rectangulares rematan ese elemento.