Los fieles de la iglesia St. Mary of the Valley de Yucca Valley, California, ya pueden rezar frente a la nueva imagen de Ntra. Sra. de Montserrat que, desde hace pocos días, se encuentra instalada en el templo.

Se trata de una imagen en madera de cedro con acabado policromado que ha sido realizada en los talleres de arte de Granda de Madrid. La talla representa a la Virgen con el niño Jesús sentado en su regazo y mide más de un 1m de altura. En su mano derecha sostiene la esfera que simboliza el universo. El Niño tiene la mano derecha levantada en señal de bendición mientras que en la mano izquierda sostiene una piña.

Se trata de una réplica de la original que se venera en el Monasterio de Montserrat, una talla románica del siglo XII realizada en madera de álamo. El rostro y la cabeza del Niño Jesús fueron retocados en época posterior y muestran un estilo naturalista ajeno del todo a las imágenes románicas. Con excepción de la cara y las manos de María y del Niño, la imagen es dorada. Pertenece al grupo de las llamadas “vírgenes negras” que tanto se extendió por la Europa románica y cuyo significado ha dado lugar a múltiples estudios. En este caso, su color parece ser la transformación del barniz de su cara y de sus manos a causa del paso del tiempo.

Conocida popularmente como “La Moreneta”, la Virgen de Montserrat es la patrona de Cataluña. Según la leyenda, la primera imagen de la Virgen de Montserrat la encontraron unos niños pastores en el año 880, en el interior de una cueva.

Se comenta que el color negro de la cara de la Virgen y del Niño se debe a las velas o cirios que se encendían en su honor en el interior de la cueva en la que se encontraba. Debido al calor que emitían las velas, sus caras fueron quemándose, tomando ese color negro.