De acuerdo con la estética interior del templo, Granda ha diseñado y fabricado unas pilas de agua bendita en forma de concha filipina, realizadas en resina policromada con anclaje a la pared de hierro forjado pintado de negro.
La concha marina, especialmente la concha de vieira, es el símbolo del bautismo.