El Obispo de Getafe (Madrid), D. Joaquín María López de Andújar, presidió el 26 de junio, fiesta de San Josemaría Escrivá, la ceremonia de bendición de los locales y la vivienda que forman parte de la parroquia que se está construyendo en honor de este santo, fundador del Opus Dei, en el municipio de Alcorcón, España.

El complejo es obra de la arquitecta Margarita García Pinilla y cuenta con un presupuesto de 1,1 millones de euros, que se quieren pagan con donativos de fieles, aportaciones voluntarias y suscripciones.

La primera piedra se puso en el año 2010, y después de cinco años, en los que se ha celebrado la misa en diferentes lugares del municipio, por fin se van a inaugurar los locales y la vivienda donde habitará el párroco, el sacerdote D. José Juan Lozano.

En el salón de actos, que hará las veces de templo a partir de ahora, destacan el retablo y la figura de la Virgen María, obra del escultor D. Juan Carlos Martínez Moy, perteneciente a los talleres de Arte Granda.

El retablo se ha confeccionado en torno a una idea del párroco, y quiere ser una llamada universal a la santidad. En él aparecen San Josemaría Escrivá y el beato Álvaro del Portillo, mezclados con gente que desarrolla su actividad cotidiana. Ambos rodean el Sagrario iluminado. Forman parte del paisaje edificios propios de Alcorcón: los castillos y la Parroquia de Santa María la Blanca.Todo fue primero esculpido en barro para ser reproducido después en resina. El último paso es el policromado.

El proceso de elaboración de la figura de la Virgen ha sido similar, aunque en este caso la idea sí es original de Martínez Moy. Para ella y el Niño Jesús, ha usado modelos reales idealizados, con lo que se conjuga la idea de la humanidad y de divinidad.

La Virgen y Jesús sonríen, porque el Niño y su madre juegan a esconderse, al ‘cucú’, como Dios juega y parece esconderse a veces en la vida de sus criaturas (‘latens Deitas’, ‘Dios escondido’ como dice en muchos sagrarios).