En septiembre de 2014, el Presidente de Panamá realizó una fugaz visita a Betanzos, tierra de su abuelo. Al entrar en la sacristía de la iglesia de Santiago, Juan Carlos Varela se detuvo ante una gran imagen de la Virgen de Guadalupe, virgen de la que es muy devoto.

Emocionado con la visita, el primer ministro del país centroamericano propuso al párroco de Betanzos, Santiago Pérez, trasladar el cuadro al habitáculo de la entrada para convertirlo en un lugar de encuentro con la Virgen. Él financiaría la curiosa obra y además colaboraría en programas sociales y educativos de la mano del Ayuntamiento.

Para llevar a cabo dicho proyecto, el párroco de Betanzos se puso en contacto con GRANDA quien se encargó de diseñar y realizar un retablo para la imagen de la Virgen que llevase incorporado un altar bajo el cuadro. Debía tratarse de un retablo sencillo, sin dorados, siguiendo la normativa del BIC (Bienes de Interés Cultural).

Con el fin de promover un lugar de encuentro con la Virgen, se colocaron tres bancos desmontables, realizados en madera de haya, sin respaldo, cuyo diseño y fabricación también corrió por cuenta de GRANDA y que han sido colocados pegados a la pared, para facilitar el paso hacia la sacristía.

El resultado en un sencillo y acogedor oratorio que invita al rezo, a la meditación y al recogimiento.