Nuestra Señora de Knotenlöserin, más conocida como María, la que Desata los Nudos es la advocación mariana especialmente venerada por el Papa Francisco.

Aunque poco difundida en la Iglesia universal, la devoción a Nuestra Señora la que Desata los Nudos es practicada desde hace mucho tiempo en la ciudad de Augsburg. A principios del siglo XVIII, el sacerdote responsable de la iglesia St. Peter am Perlach, situada en el centro de la ciudad, encomendó al pintor Johann Schmittdner un cuadro de la Santísima Virgen, de 1,10 m de ancho por 1,82 m de alto.

Se trata de un cuadro al óleo, en estilo barroco alemán, de notable valor artístico. La Virgen María está representada de pie, rodeada de ángeles y protegida por la luz del Espíritu Santo. Pisa la cabeza de una serpiente.Siempres e entendió que el pintor quiso, con ese conjunto de símbolos, representar a la Santísima Virgen tal como es vista por San Ireneo de Lyon (202), desatando el gran nudo de la Historia que es el Pecado Original.