La custodia de Enrique de Arfe, considerada como una de las joyas de la SEO Metropolitana se retiraba el lunes 19 de octubre de la Sala del Tesoro. Durante siete meses permanecerá en una sala acondicionada para realizar los trabajos de restauración y conservación que coordina Paz Navarro, conservadora del Servicio de Obras de Arte y Patrimonio Arqueológico y Etnográfico del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE).

Los técnicos del IPCE y de la empresa adjudicataria de este proyecto, el departamento de restauración de Granda, iniciaron el martes 20 de octubre el desmontaje pieza a pieza, tornillo a tornillo, de esta obra que recuperará todo su esplendor para el próximo Corpus.

Está previsto que para el 26 de mayo “Todos volvamos a disfrutar de la Custodia. Eses día ya aparecerá restaurada cuando el arzobispo presida la celebración de la eucaristía en rito hispano-mozárabe”, explicaba el responsable del Cabildo.
Estos trabajos han supuesto una inversión de 170.000 €, a los que hay que añadir otros 30.000 que se invertirán en la Sala del Tesoro con el fin de exponer la Custodia de Arfe con una visión para el público de 360 grados.

Esta es la primera restauración de la Custodia en el siglo XXI. La última tuvo lugar en 1981 y fue seguida muy de cerca por Andrés Escalera Ureña, director del Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte de la Dirección General de Bellas Artes, institución responsable de aquella intervención. Entonces se sustituyó la estructura interna de la Custodia, hasta entonces de madera, por un cuerpo de aluminio, además de restaurar una a una las 3.801 piezas de oro, plata, hierro y bronce que forman el mayor tesoro artístico de la Catedral Primada.

El proyecto se centrará en consolidar la estructura y limpiar el óxido que ha aparecido en algunas zonas, sobre todo en la inferior, debido a dos factores. Uno de ellos, el paso del tiempo; el otro, la humedad ambiente a la que se expuso en agosto de 2011 en Madrid, en el aeródromo de Cuatro Vientos, cuando se trasladó para la Vigilia de la Oración presidida por Benedicto XVI en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).