Desde su llegada en 2011, el cardenal George Pell ha querido recuperar la visión original del obispo Polding y del arquitecto Wardell y ha apoyado la restauración, limpieza y conservación tanto del exterior como del interior de la catedral St Mary de Sydney (Australia), devolviendo al templo su grandeza de antaño.

Ocho santas ocupan los espacios de uno de los retablos laterales de la catedral de St. Mary en Sydney, Australia: Santa Catalina de Siena, Santa María Goretti, Santa Teresa de Ávila, Madre Teresa de Calcuta, Santa Hildegard von Bingen, Santa María del Camino, Santa Mónica y Santa Teresa Benedicta de la Cruz, también conocida como Edith Stein.

Todas han sido realizadas en madera de nogal, talladas y policromadas a mano por los artesanos de Granda, que han sabido plasmar en sus rostros las expresiones de santidad, misticismo y entrega de estas grandes mujeres.