El baldaquino creado para la iglesia de St. Thomas Aquinas (California, Estados Unidos) muestra la calidad de nuestros diseños de arquitectura interior.

La estructura se eleva sobre unas columnas salomónicas de 4,07 metros de altura, estructuras helicoidales en las que se aplica un juego de perspectiva clásico consistente en la reducción del espacio entre espirales a medida que aumenta la altura.

Realizada en bronce fundido, a partir de un modelo de madera ejecutado a mano, sustentan el dosel que lo remata, realizado con roleos que culminan en la cruz. El baldaquino cuenta con una altura total de 10,20 metros.

La armonía con la que el templete define un espacio mas íntimo, bajo la gran bóveda del templo, permite realzar el altar, contribuyendo a que el espacio gane en armonía y elegancia.

Esta solución centra la atención sobre el altar y el celebrante cuando se encuentran situados lejos de las paredes del templo y, por lo tanto, sin el apoyo de los elementos clásicos como retablos e imágenes.

El modelo construido es de inspiración clasicista con influencias barrocas, siguiendo el modelo que realizó Gian Lorenzo Bernini para la basílica de San Pedro en Roma.