Granda ha realizado una nueva intervención en la Catedral de la Almudena de Madrid. En esta ocasión, se trataba de vestir las dos paredes de la Capilla de San Fernando, que es también la Capilla del Santísimo de la Cripta de la Catedral de la Almudena, en las que se encuentran dos imágenes: una de la Virgen y otra de San José.

La solución aportada por Granda ha consistido en dos enmarcaciones marmolizadas en dos tonos para ambos lados del sagrario para dos relieves, también en madera, de la Divina Misericordia y de la Inmaculada. Los relieves han sido policromados en tonos suaves.

Además, se ha enriquecido el sagrario existente con una ornamentación en latón dorado con formas decorativas, rematado con una cruz. Debajo del sagrario, se ha completado el área con un crismón en latón dorado.

ALMUDENA CRIPTA3.jpg

La cripta se encuentra justo debajo de Santa María la Real de la Almudena. Fue proyectada por el Marqués de Cubas y su finalidad era servir de apoyo al edificio.

La cripta tiene forma de planta de cruz latina, realizada toda de piedra con bóvedas de cantería y 558 columnas. Dispone de nueve capillas en la parte derecha, y 12 en la parte izquierda.

La Capilla del Santísimo se construyó en su origen para albergar los restos de la reina doña María de las Mercedes de Orléans, que reposa actualmente en el altar de la Virgen de la Almudena, en la Catedral.

En la actualidad, preside el altar una imagen de San Fernando, obra de Federico Coullaut Varela.