Noruega tiene actualmente cinco millones de habitantes aproximadamente que profesan distintas confesiones, principalmente la luterana. En los últimos años ha crecido considerablemente el número de católicos en este país debido a la inmigración proveniente de países de tradición católica y a la revitalización de la propia iglesia local. Esta nueva realidad, sumado al deterioro de algunos templos, ha llevado a la edificación de varias iglesias.

Una de ellas, es la nueva Catedral de Trondheim, que se ha consagrado el pasado 19 de noviembre. En el nuevo templo pueden verse los distintos trabajos de ornamentación encargados a Granda, diseñados y realizados todos ellos en los talleres de Alcalá de Henares.

ST OLAV

En el proyecto decorativo de la catedral no podía faltar la imagen de San Olav, patrón de Noruega, ubicado en una de las capillas laterales. Otros elementos hechos en Granda para el templo nórdico son: el sagrario, una imagen de Cristo y una talla de la Virgen con el Niño, además de la lámpara eucarística, el Via Crucis y una urna portarrelicario.

Preside la iglesia desde la nave central, una imagen de Cristo crucificado. Se trata de una talla de madera policromada de grandes dimensiones -tres metros de altura- que aparece como único elemento en el ábside.

En una pequeña capilla lateral se encuentra el Sagrario, que ha sido realizado en mármol verde con veta blanca, cuyas cúpula y puerta están bañadas en oro. En su frontal aparece representada la escena de la Asunción de la Virgen. Acompañando al tabernáculo cuelga una lámpara eucarística, igualmente realizada en los talleres de arte Granda. El cardenal de Westminster, que presidió la ceremonia de consagración de la catedral, destacó en su homilía la importancia de que esta lámpara estuviera ya encendida, pues su luz, es signo para los fieles  de la presencia real de Jesucristo en el sagrario.

Encima del sagrario reposa sobre una ménsula de mármol una escultura estofada de la Virgen con el Niño, tallada en madera de tilo, policromada.

2

Para otra capilla del templo, dedicada a San Olav, los escultores de Granda han realizado una talla del santo, en posición sedente, con los atributos propios de su condición regia: la corona sobre la cabeza, y el cetro y el orbe en sus manos.

san-olav-2

 

En la nave central, cuelgan a lo largo de los muros las catorce estaciones del Vía Crucis, realizadas en cobre bañado.

Por último, el interior del altar acoge un portarrelicario realizado en oro y plata, que contiene las reliquias de San Olav y de otros cinco santos.

Tras meses de mucho trabajo, Trondheim dispone ya de una nueva espacio para dar cabida a los católicos de la diócesis.