img_20160413_095926

Una técnica artesanal de tradición milenaria

La policromía es una técnica artística con miles de años de antigüedad. Consiste en dar color a una imagen o a una superficie que se desee ornamentar. Esto puede lograrse combinando materiales de distintos colores en una misma escultura o pintando su superficie. Esta técnica permite dotar de personalidad propia a una escultura, logrando reflejar movimiento en los ropajes, tensión en los cuerpos, vida en los rostros. El policromador tiene la misión de insuflar vida a cada talla, reflejando sobre el material inerte las pasiones y sentimientos interiores de los personajes representados._08F9705.jpg

Foto:  Imagen de San Alberto Magno (Talleres de Arte Granda)

Esta técnica permite también simular cualquier tipo de acabado sobre madera, a imitación de otros materiales, como se muestra en esta imagen de un soporte de madera con acabado marmolizado.

01 SAN JUAN CAPISTRANO (4).JPG

Foto: Ambón de madera con acabado marmolizado San Juan Capistrano (California) 

En nuestros talleres la policromía es una de las técnicas más empleadas. pues garantiza el realismo de las tallas y proporciona a las imágenes una apariencia más naturalista.

Materiales y tipos de policromía

La policromía puede realizarse en diferentes soportes, como madera, resina o mármol. En Granda, el material más empleado es la madera. En ella es donde nuestros artistas crean las obras de mayor formato como los retablos. Las maderas más empleada son cedro o tilo. La elección se efectúa según las  condiciones ambientales a las que vaya a estar sometida, y, antes de trabajar en ella recibe tratamientos ignífugos, antiparásitos o antihumedad, según las características del lugar al que están destinadas las obras.

Para policromar una imagen se emplean colores disueltos al temple, al aceite, o a la cera que después se protegen con un barniz. Los pigmentos y colas empleadas son las mismas que se han utilizado en la tradición de la artesanía imaginera española.

Esta técnica puede aplicarse de varias formas con un resultado muy diferente: existe la policromía compacta, que cubre la madera por completo (dentro de esta se encuentra el estofado en el que se cubre la imagen con lámina de oro de 24K); la policromía de veladura, cuya transparencia deja ver las vetas originales de la madera y el teñido, que colorea la madera mediante tintes.

Estofado en oro fino, la policromía “reina”

El estofado de una talla es una técnica decorativa compleja que requiere un gran conocimiento técnico y exige un especial esmero para un resultado bello y de calidad. Permite simular en madera un acabado en metal noble o dar brillo a las pinturas que se aplican encima a imitación las vestiduras de tela de damasco.

_08F7430.jpg La tela adamascada es un tejido muy antiguo que tiene su origen en Siria. Esta tela solía realizarse en seda o lino y combinaba brillo y mate de dos colores. Sus motivos, vegetales, fantásticos o animados, junto con su belleza y su gran calidad lo convirtieron en un tejido de gran valor.

Para el estofado de una talla es necesario prepararla con un tipo específico de yeso que repara las posibles imperfecciones de la madera. Después se aplica una capa de tierra roja denominada “bol arménico”, un material que, al cubrir la pieza, crea una cama flexible que permitirá bruñir el oro al final del proceso. El siguiente paso es la aplicación cuidadosa una a una de las hojas de oro de 24 kilates, para esto se utiliza una polonesa, un pequeño cepillo de pelo natural que permite la aplicación de las láminas de oro sin dañarlas. Las hojas de oro son un material frágil que debe requiere delicadeza y el empleo de los utensilios adecuados.

Una vez dorada la talla, se bruñe para darle brillo, aunque puede omitirse este paso si se desea un acabado mate. Seguidamente se aplica una pintura al temple realizada a base de huevo. Una vez endurecida la capa de pintura, el policromador esgrafía con una punta de madera los motivos diseñados de forma que la capa de pintura deje visible el oro.

En ocasiones, para mayor riqueza ornamental, se añaden al acabado final enriquecimientos como piedras preciosas o motivos decorativos cincelados en el oro.