El pasado mes de junio os anunciábamos la llegada de la talla del Sagrado Corazón de Jesús al monasterio de Valdediós, en Asturias, donde actualmente residen las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús.

18921114_1310061182426209_1419600072087701073_o

Las hermanas lo recibieron con gran alegría: “es muy difícil describir esos momentos… Sólo sé decir que es imposible tener más alegría y más ilusión que la que tuvimos ayer aquí…” expresaba su superiora, la Madre Olga María.

Así lo expresaba también en uno de sus escritos: “desde el primer minuto de nuestra llegada a Valdediós, que él llegara a este Valle Suyo ha sido nuestra prioridad absoluta. Si no fuese así… no seriamos Carmelitas Samaritanas de su Corazón”. Y es que esta comunidad religiosa se fundamenta en el corazón de Cristo “en acoger, sentir y amar como lo hace Cristo”, razón por la que “Dios nos ama con corazón de hombre” es el lema del escudo de la comunidad.

Captura

El proceso de creación de esta talla de tamaño natural realizada en madera de tilo y policromada, comenzó con una petición muy especial por parte de la Comunidad de Carmelitas Samaritanas: Desde su llegada a Valdediós, monasterio que había pertenecido anteriormente a una comunidad de frailes, habían deseado una imagen del Sagrado Corazón inspirada en el Cristo del Santuario de la Gran Promesa de Valladolid, al que estuvieron muy unidas durante los primeros años de gestación del Carmelo Samaritano y al que profesan hoy gran devoción.

Este Cristo de la Gran Promesa, diseñado por Felix Granda y realizado por Julio Vicent (fotografía 1), se inspiró, a su vez, en el Sagrado Corazón de la Iglesia de Reina de la Habana, diseñado también por Don Felix Granda y tallado por el escultor José Capuz (fotografía 2). En ambos se trasluce la visión tan personal que tenía Don Félix sobre la devoción al Sagrado Corazón.

Captura

La nueva talla toma de la del Santuario de la Gran Promesa la disposición abierta de los brazos, un rostro sobrio, verdaderamente humano, y una mirada amorosa que mira hacia abajo. Además, toma del Sagrado Corazón de la Habana el estofado de la casulla, que contiene un mensaje iconográfico representado por círculos de espigas.

20170517_150300

Entramos en el taller y hablamos con Juan Carlos, el tallista: “ha sido un trabajo como a mí me gusta, en contacto directo con el cliente. Las hermanas venían durante el proceso a verlo y hacían sus observaciones. Después de haber fresado el modelo completo se decidió modificar el rostro porque al venir al taller vieron una talla de otro Cristo con unos rasgos que les parecieron más amables; querían un rostro que transmitiera ternura y tuviera una mirada de acogida, pero que, al mismo tiempo tuviera el vigor de quien mira y, desde el corazón, llama”.

IMG_2552

La Madre Olga es una enamorada del arte sacro que salía de las manos de Don Felix Granda, por lo que decidió que la comunidad se implicara de forma especial en el proceso: su arte expresa exactamente lo que yo siente con la fe,  por eso pedimos una copia del Sagrado Corazón de Valladolid para Valdediós”.