La representación del Sagrado Corazón en la obra de Félix Granda, tomado de la conferencia impartida por Emilia Gonzalez en el Monasterio de Valdedios (Asturias).

UN ENAMORADO DEL SAGRADO CORAZÓN

Imagen01
D. Felix Granda frente a uno de sus cuadros que representa al Sagrado Corazón de Jesús.

Si contemplamos la obra de D. Félix Granda en su conjunto, es significativa la presencia de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en sus creaciones artísticas. ¿Prefirió esta forma iconográfica frente a otras para representar a Cristo?

Si bien es cierto que a principios del S XX hubo un resurgimiento de la devoción al Corazón de Jesús en España, lo que suscitó muchos encargos que llegaban al taller de Las Rosas, también sabemos que Don Félix, como sacerdote, sentía una inclinación especial por el corazón de Jesús, que consideraba la esencia pura del cristianismo, la manifestación de la humanidad de Cristo que abre la puerta a todas las demás devociones.

Así lo manifiesta en sus escritos cuando dice:

La Llaga del Costado, ha sido siempre el refugio y consuelo de los Santos, cabalmente porque los ponía en contacto con el Corazón de carne de Cristo, órgano y símbolo de su caridad sacrificada“, Don Félix Granda, 1933

“Las almas puras (…) vieron en las palabras aleccionadoras de San Juan, la invitación a penetrar por el Costado que abrió la lanza, la puerta por donde introducirse a los secretos del Corazón de Cristo” Don Felix Granda, 1933

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y así lo recalcaba al tomar esta cita de la Lección IV del Oficio del Sagrado Corazón:

“Frecuente fue entre los Padres, Doctores y Santos, de los primeros tiempos celebrar el amor de Nuestro Redentor y llamar a la herida del Costado, arcano de todas las gracias. En la Edad Media, cuando se avivó entre los fieles una devoción más tierna hacia la Santísima Humanidad del Salvador, las almas contemplativas acostumbraban introducirse por aquella llaga hasta el propio Corazón, traspasado por amor nuestro, y desde entonces esta contemplación hízose tan común a las personas santas que no hay ni región ni orden donde de ello no queden ilustres testimonios”.

Con esto  D. Félix trata de ir más allá en línea con la Iglesia, que busca una fundamentación teológica más profunda. La devoción al amor de Cristo está presente desde los primeros tiempos del Cristianismo y es el camino por el que naturalmente llegan los Santos y se extiende el amor de Cristo, más allá de las devociones concretas que se puedan dar en un determinado momento histórico.

EL SAGRADO CORAZÓN EN LA OBRA DE D. FELIX GRANDA

En 1956 Pio XII publica la Enciclica Haurietis Aquas, fundamentación teológica de la devoción al Sagrado Corazón. Don Félix continuó trabajando en la representación artística del Sagrado Corazón de Jesús con la idea de que las revelaciones particulares no ensombrecieran la grandeza de esta devoción, de la que hablarán también Benedicto XVI y Francisco y que resalta la humanidad de Jesucristo.

Destacan en la obra de Don Félix dos tallas del Sagrado Corazón: La de la Iglesia de la Habana, y la de la Gran Promesa de Valladolid.

Imagen77
Don Félix con el escultor José Capuz y otros artistas, junto a la escultura del Sagrado Corazón realizado para la iglesia Reina de la Habana (Cuba)

Para el Santuario de la Gran Promesa Don Félix convirtió un antiguo retablo en una explicación plástica de la devoción al Sagrado Corazón, que parte de la explicación teológica de dicha devoción. Accede aquí a una explicación detallada del retablo

78

OTRAS REPRESENTACIONES DEL SAGRADO CORAZÓN

Además de estas salieron de los talleres muchas más piezas representaciones del Sagrado Corazón destinadas tanto a iglesias y capillas como a la devoción privada, en diferentes estilos y materiales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.