EL NUEVO RETABLO DE LA ANUNCIACIÓN.

Este retablo, de estilo colonial barroco, se ha realizado en madera de cedro tallada y posteriormente dorada y tratada para proporcionar a la madera las cualidades de material hidrófugo e inífugo. Posee detalles decorativos realizados también en madera y dorados posteriormente al mixtión.

Por las características de la Iglesia de St. Ann Church, el nuevo retablo debió adaptarse a las tres paredes de peculiar disposición que forman el presbiterio, de modo que esta estructura de madera de casi 7 metros albergara, en tres alturas, un sagrario, un relieve de la Anunciación y un crucifijo.

20180126_155019

ALTORELIEVE POLICROMADO DE LA ANUNCIACIÓN

El relieve de la Anunciación que ocupa la pared central es de resina policromada y representa al ángel Gabriel, la Virgen María y el Espíritu Santo en el momento de la Anunciación. Las tres figuras se integran de manera triangular expresando mediante la proporción áurea la perfección y armonía de esta escena divina.

1

EL DIÁLOGO ENTRE MARÍA Y EL ÁNGEL

El diseño trata de retratar un encuentro íntimo entre lo más cotidiano y lo sobrenatural. La Virgen se encuentra en su casa – se pueden apreciar al fondo elementos de lo que podría ser el patio de una casa de la época: la escalinata, los arcos que dan al exterior y elementos modestos como un odre, una sencilla silla o un cesto con utensilios para la costura-  mira al ángel sorprendida por su saludo mientras se desarrolla su diálogo. El ángel aparece y sorprende a la Virgen en su casa mientras esta, en un descanso de sus quehaceres, lee las escrituras. En este caso está orando con la profecía de Isaías sobre el Mesías, que podemos apreciar si observamos el pergamino que queda abierto con la referencia y la palabra “Emmanuel” escrita. Este detalle señala a María como la mujer en la que se cumplen las expectativas del Pueblo Judío, que esperaba la llegada de un salvador.

La figura de la Virgen María, por jerarquización simbólica, es un poco más grande que la del ángel; se encuentra sentada sobre una humilde silla con la mano derecha sobre el pecho como muestra de recogimiento y oración mientras con la otra sostiene el rollo de las Escrituras.

20170904_134313.jpg

El ángel se sitúa suspendido, a cierta distancia sobre el nivel del suelo y mira al rostro de la Virgen. La postura de sus piernas y pies relajados refuerzan la sensación de ingravidez y la de su brazo izquierdo, levantado y señalando hacia el cielo, indica el lugar del que procede y de donde ha sido enviado, mientras sostiene con el derecho una rama de lirios blancos, símbolo de la virginidad de María.

20170904_134224.jpg

El Espíriu Santo aparece representado, en línea con la tradición cristiana, en forma de paloma blanca que desciende de lo alto e ilumina la escena con sus rayos.

20170904_134244.jpg

La policromía aplicada con veladura sobre la madera proporciona al relieve tonos claros y luminosos y  ha permitido dar aún más vida y profundidad a la escena destacando algunos  elementos como las sagradas escrituras y la paloma que representa al Espíritu Santo, de entre el resto de elementos de la composición, así como esbozando la nubosidad que acompaña la aparición repentina del ángel o el rostro ruborizado de la Virgen María.