SIMBOLISMO DE UNA PIEZA PENSADA PARA LA ADORACIÓN

El gran tamaño de la custodia es característico de las custodias tradicionales de Granda, así como el profundo sentido iconográfico de sus elementos decorativos, siempre presente en los diseños de Don Félix, especialmente si iban destinados a la exposición y adoración del Santísimo Sacramento.

 

img_2211.jpg

La custodia, en cuyo viril se ha de exponer la Sagrada Forma, es el trono desde el que reina Cristo en Majestad.

En el pie de la custodia vemos una hojarasca de cardos en relieve que representan al pecado, rendido a los pies de Cristo.

img_2217.jpg

En la macolla, que interrumpe la continuidad del fuste, podemos ver ocho figuras sedentes que representan a los Profetas, ya que el trono de Cristo se asienta sobre la Ley del Antiguo Testamento.

img_2214.jpg

El viril, de plata dorada para que nunca haya mancha en la Sagrada Forma, está rodeado por ráfagas de esmalte, alternadas con otras de plata dorada, que conforman la cabeza de la custodia. El color azul del esmaltado representa la divinidad y, a modo de las cruces celtas, dibujan un entrelazado que no acaba y que representa la infinitud de Dios.

En torno al viril los ángeles entonan “Sanctus, Sanctus, Sanctus” y debajo se esparcen los sarmientos con pámpanos, que junto con la cruz de la parte superior, simboliza el sacrificio eucarístico.

img_22111.jpg

custodia 131 063
Pieza completa tras su realización y montaje.

Puedes ver el proceso de creación de esta pieza de arte sacro aquí