Este Via Crucis luce ya en las paredes de la Iglesia de St. James en Orlando (EEUU). Se trata de un conjunto personalizado de las catorce estaciones del camino de la cruz pintadas al óleo sobre lienzo y enmarcadas posteriormente en madera barnizada.

Las piezas han sido realizadas en colaboración con la Escuela de Arte Sacro de Florencia, ejecutado por Nacho Valdés, Sofia Novelli, MariaVittoria Ferrari, Masha Mugnone y Elisabetta Carini.

IMG_7318IMG_7315IMG_7319IMG_7298IMG_7303IMG_7314IMG_7305IMG_7307IMG_7292IMG_7309IMG_7300IMG_7320IMG_7308IMG_7295

En el proceso de elaboración fue necesaria una colaboración estrecha entre los artistas y el cliente de modo que, desde los primeros bocetos, la concepción de esta obra de arte sacro se ajustara al gusto de la catedral y, sobre todo, fuera coherente con las pinturas murales existentes tanto en la composición como en la elección de los colores.

Las catorce pinturas que representan las escenas de la Pasión, desde que Jesús es condenado a muerte hasta su sepultura, para ello se ha empleado una paleta de colores vivos y un modelado contemporáneo y realista de las figuras que, combinadas con la iconografía tradicional, otorgan a las piezas un estilo único.

stations-of-cross.jpg
El párroco de la catedral recibe las estaciones del Via Crucis enviadas desde España.

Los marcos  de madera de haya barnizada, fueron diseñados con el fin de enfatizar el papel del Via Crucis frente a otros elementos de la Catedral. También se trabajó el tono de la madera, asemajándolo al tono del órgano de la Catedral.

 

20170711_111204.jpg
Interior de la Catedral St. James en Orlando, en cuyas paredes hoy se encuentra un Via Crucis obra de Granda.

Después de este trabajo en la Catedral se hay planteado distintos proyectos con el fin de continuar enriqueciéndola para el culto.