ONZE LIEVE VROUWE, EL TEMPLO DONDE CONVIVEN EL RITO SIRIO Y EL LATINO

Onze Lieve Vrouwe es una iglesia neogótica situada en Amsterdam, donde, cada día, comparten culto los cristianos de rito oriental y de rito latino. Así es el interior de la Iglesia, luminoso y colorido. Los retablos de madera dorada quedan enmarcados por los vivos colores de las paredes y una luz cálida penetra a través de las vidrieras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

NUEVOS ALTAR Y AMBÓN PARA EL CULTO

La Iglesia cuenta con un altar principal pegado al fondo del ábside, donde se celebra habitualmente la liturgia mediante el rito sirio, y con un altar secundario que se coloca para celebrar la liturgia mediante el rito occidental, cara al público. Nuestra intervención consistió en sustituir este último por otro que igualara al altar principal en dignidad pero que mantuviera la movilidad del altar exento para retirarlo después de las celebraciones.

Nuestro equipo de proyectos diseñó un altar móvil, inspirado en la arquitectura interior de la iglesia pero con una estructura simplificada que permitiera la movilidad con un peso lo más ligero posible y que ofreciera, al tiempo, posibilidad de fijación al suelo.

captura.jpg

El nuevo altar se realizó en madera barnizada con detalles policromados en cuyo frente constaba de tres calles rematadas por arcos inspirados en el retablo principal de la Iglesia, enriquecidos con pinturas que enlazan con las pinturas murales existentes en el templo.

Las pinturas, en su mayoría símbolos eucarísticos, encuadran la representación del Pelícano alimentando a sus crías con su propia sangre, muy empleado en la iconografía cristiana como símbolo de Jesucristo. Lo rodean varios ángeles portando símbolos de la pasión.

cuadro2-e1532431020116.jpg

Junto al diseño del altar se realizó otro de un ambón a juego desde donde proclamar la Palabra. En él está representado el Buen pastor rodeado de su rebaño.

CANDELEROS Y CRUZ DE ALTAR

Junto el altar y el ambón realizados en nuestro taller de Alcalá de Henares, enviamos dos candeleros y una cruz de altar en la línea del estilo neogótico de la Iglesia. Así, se cumplió el deseo de los sacerdotes de Onze Lieve Vrouwe de celebrar la Eucaristía en esta magnífica Iglesia con la mayor dignidad y belleza.