Hace unos meses participamos en la I Jornada Vía Pulchritudinis en Amberes, Bélgica. Queremos haceros partícipes de la experiencia vivida en este encuentro con artistas y teólogos de diferentes partes del mundo que se reunieron para debatir en torno a la belleza. Una belleza entendida, no como  mera experiencia estética sino como itinerario para llegar a Cristo.

La jornada comenzó en la iglesia de Saint James de Amberes con una Misa en latín, cantada y celebrada ad orientem. Con la intención de realzar la belleza de la liturgia, se cuidaron especialmente detalles como las vestiduras y el ajuar litúrgico, cedidos por Talleres de Arte Granda, y la música, interpretada magistralmente por el conjunto vocal Wishful Singing.

En palabras del Padre Pierre Francoise celebrante de la Misa “La iglesia en la que nos encontramos grita, con sus obras de arte, lo que nuestras palabras apenas pueden expresar. La liturgia que celebramos, nunca será lo suficientemente hermosa como para revelar la riqueza de lo que Dios quiere traernos en esta celebración. Que se celebre una misa como la de hoy en un entorno de excepcional belleza artística, floral y musical, o que sea un sacerdote anciano para un grupo de ancianas en una sacristía en mal estado, es un misterio de belleza inefable, que se desarrolla ante nosotros. ¡Demos gracias al Señor nuestro Dios!”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A lo largo de la jornada se ofreció a los asistentes un muestrario de ornamentos litúrgicos con algunos elementos del tesoro de la catedral y otros propios de nuestros talleres. En ella también se explicaba, mediante fotografías y una pequeña exposición el espíritu y modo de hacer de Arte Granda. Además pudieron comprobar de primera mano el trabajo que hay detrás de los elementos que intervienen en la liturgia de la misa: el cincelado de un copón, el proceso de torneado de la pieza de un sagrario…etc.

El encuentro continuó con una mesa redonda donde participaron cuatro ponentes de categoría: Selina De Maeyer, fotógrafa y cineasta, algunos miembros del conjunto Wishful Singing; Angeline Flor Pua, Miss Bélgica 2018 y Kevin College, gemólogo europeo de prestigio. La reunión de distintas aproximaciones a la belleza generó un espacio de diálogo muy interesante en la que cada una de las partes aportaba un enfoque nuevo y distinto. Selina de Maeyer intervino para hablar de su cortometraje “Eucharist Come and see”, explorando el camino de la belleza que aportan la narración y la imagen cinematográficas; el grupo coral explicó, por su parte, cómo la música gregoriana les ha permitido descubrir la belleza de la liturgia católica desde la fe calvinista; la ganadora del certamen de belleza Miss Bélgica 2018 contó desde su experiencia, como el acercamiento a la belleza en un nivel más profundo le ha ayudado a dar esperanza al pueblo filipino, su pueblo de orígen. Cerró el coloquio la intervención del Dr. Colle, gemólogo experto en teología, en la que expuso su estudio exhaustivo sobre las piedras preciosas y su presencia en el lenguaje y la simbología bíblicos, sin duda un análisis único y de gran interés y belleza.

Esta vía Pulchritudinis es ya un camino universal, impulsado cada vez con más fuerza desde dentro de la propia Iglesia. Tal y como plantea el documento de la Asamblea plenaria 2006 del Consejo Pontifical de la Cultura, “la vía de la belleza, partiendo de la experiencia sencilla del encuentro con la belleza que suscita la admiración, puede abrir el camino de la búsqueda de Dios y es capaz de disponer el corazón y el espíritu para el encuentro con Cristo, que es la Hermosura, que es la Santidad encarnada ofrecida por Dios a los hombres para su salvación”. Así se presenta la belleza no solo como camino, sino también como llamada, pues “ella invita a los nuevos Agustín de nuestros días, a los buscadores insaciables del amor, de la verdad y de la belleza, a elevarse de este la belleza sensible a la Belleza eterna y a descubrir con fervor al Dios Santo, al autor de toda belleza.”