La Clínica Universidad de Navarra en Madrid ha estrenado recientemente un espacio dedicado al culto, diseñado desde el primer momento tomando como referencia las líneas arquitectónicas generales del edificio. El mayor reto de este proyecto consistió en establecer un diálogo y un equilibrio entre tradición y modernidad, entre lo clásico y lo contemporáneo. Eso no se limita a disponer los elementos litúrgicos y devocionales aislados, sino que ha de planificar el espacio en su conjunto, de modo que todo en él respire unidad.

Vista frontal de la capilla

No ha guiado, desde el principio, el afán de adecuar un espacio que hasta entonces era como otro cualquiera en un espacio sagrado, lo que requiere, no solo un especial esmero, sino un amplio conocimiento litúrgico, teológico, funcional y artístico

Una capilla que respire armonía a través del arte, que habla a nuestros sentidos

939a6505
Vista lateral de la capilla

Hemos procurado crear, en el corazón de este centro hospitalario y en medio de su ajetreo diario, un espacio para la Celebración Litúrgica y un lugar de encuentro con Dios, que que no sólo abarque lo estético o lo funcional, sino que cumpla la misión primordial de “realzar y ensalzar la celebración eucarística en su doble momento”: Santa Misa y Presencia real permanente de Cristo en el Sagrario.

En primer lugar, se ha dado un particular protagonismo al simbolismo, plasmado a través del diseño del espacio litúrgico y del programa iconográfico de las imágenes devocionales.

En segundo lugar, siguiendo con la costumbre arraigada desde los orígenes de la empresa de contar con destacados artistas, hemos seleccionado un prestigioso elenco de artistas para llevar a cabo este magno proyecto.

En tercer lugar, se ha prestado especial atención a la selección de los materiales, entre los que destacan: la madera, el alabastro y el mármol travertino de diferentes vetas y colores .

La vía sacra y el presbiterio

El pavimento del presbiterio se ha realizado en mármol travertino de coquera cerrada y pulido, el de la nave, en gris perlado. Su fin es resaltar la via sacra creando una línea que señala directamente al altar. Esto y el techo, de una mayor altura en el pasillo central, favorecen que la miradas se orienten al altar, subrayando así que todo se organiza y cobra sentido en torno a él. Sobre el altar, en su centro, a modo de “óculo” se sitúa el sagrario.

939a6556
Altar y relieve central.

Dos escalones dan acceso al presbiterio, de mármol travertino romano, de la misma clase y tonalidad que el de la mazonería del retablo. Se recuerda así que éste, en su origen, formaba parte del propio altar, y que aún hoy lo hace desde un punto de vista trascendente. En efecto, las imágenes que en él se colocan no son simples adornos, sino que tienen, por su simbolismo, un sentido litúrgico.

Sobre el presbiterio encontramos el altar y el ambón, revestidos con travertino noche de un mismo bloque, con una veta muy rica en cromatismo. Al otro lado del altar, destaca el tercer elemento litúrgico de importancia: la sede. Sobre ella, un selicario con reliquias de San Josemaría.

El sagrario y el retablo

El sagrario se dispone a modo de óculo, como un ventanal que atraviesa el retablo. Se accede a él y se ilumina desde un pequeño espacio tras el presbiterio. Está hecho del mismo mármol del retablo e incorpora esmaltes, en los que se representa, en el frontal, Cristo Pantocrátor y el Tetramorfos, y en su puerta, tras el presbiterio, el Cordero místico.

939a6466
Sagrario de mármol y esmaltes

Manteniendo el diálogo entre lo antiguo y lo moderno, el retablo se divide en la forma tradicional de tres calles, de las que destaca en altura la central. El marco es de mármol travertino, liso. La belleza de la piedra acentúa el protagonismo del tríptico de relieves de alabastro.

Para los relieves se ha recuperado la técnica de talla en alabastro, un arte de larga tradición en España. Para ello se han seleccionando cuidadosamente los bloques extraídos de las canteras la Puebla de Hijar (Teruel) y se ha colaborado con la Scuola di Arte Sacra Onlus de Firenze y en concreto con el reconocido artista norteamericano Cody Swanson, quien, a través de sus bocetos, modelado y esculpido, ha trabajado estrechamente con nosotros, dando vida al programa iconográfico ideado por Granda.

939a6559
Custodia realizada para la capilla.