El 15 de diciembre la diócesis de Ávila celebraba en la Catedral la toma de cátedra de su nuevo obispo, D. José María Gil Tamayo.  La ceremonia contó con la presencia de 68 prelados,  entre Cardenales y Obispos y numerosas autoridades civiles, además de cientos de fieles que acompañaron este día a su nuevo obispo.

GVP_3903.JPG

Para la celebración, el nuevo obispo se revistió con un juego de ornamentos textiles- casulla, estola y mitra- realizados en nuestros talleres, que fueron regalo del personal de la Conferencia Episcopal.

Por otro lado, el báculo, fue un presente de del arzobispo Antonio Montero, que en su día le ordenó sacerdote y el anillo episcopal, regalo de su madre.

ELABORACIÓN DE LA CASULLA

Para la confección de la casulla, realizada a mano,  se han empleado dos tipos de tejido: damasco de seda brocado oro y raso de seda natural rojo. La pieza incorpora galones calados dorados y un bordado trenzado de cintas de terciopelo en color rojo y granate.

El diseño tiene, por la parte delantera, como motivo principal, un crismón bordado, idéntico al que se encuentra en San Andrés, considerada la iglesia más antigua de Ávila. Concretamente el crismón se encuentra en la nave de un arco de la entrada.

El peculiar cuello elegido para la casulla simula la forma antigua de colocarse los amitos.

SIMBOLOGÍA

La casulla incorpora en su parte trasera el escudo episcopal, que lleva en el centro una Encina bajo una estrella que corresponde al escudo heráldico del apellido Gil, de origen extremeño, y que simboliza la fortaleza como virtud.

header_01_obispo_salmanca-1110x530
Escudo episcopal diseñado por el diseñador Rafa Nieto (Fuente: http://rafanieto.com)

Una banda roja cruza el escudo en diagonal e incorpora, en su parte superior, el Crismón, símbolo de Cristo y razón de la vida sacerdotal y en su parte inferior la “M”, símbolo de la Virgen María como intercesora y madre.Cruzado con la banda, encontramos el bastón de Santa Teresa de Jesús, que simboliza la frase teresiana ‘Es tiempo de caminar’, en referencia a «una Iglesia en camino, misionera como pide el Papa Francisco».Además, el escudo del nuevo obispo lleva un lema en latín, ‘Non ministrari sed ministrare’ («No he venido a ser servido, sino a servir») del Evangelio de San Mateo, como muestra de que el nuevo obispo quiere «presentarse como verdadero servidor del Pueblo de Dios a imitación a Cristo».Podéis encontrar más fotografías en la página aquí