Desde Granda hemos participado en la realización de una nueva iglesia chilota en Vodudahue. Este templo diseñado por el arquitecto Edward Rojas, está basado en la tipología propia del estilo chilota  e inspirada, concretamente, en la iglesia de Colo.

LA ACTUALIZACIÓN DEL ESTILO CHILOTA

Hace tiempo hablamos de las iglesias chilotas, un conjunto de iglesias de madera, cerca de 150, que se encuentran en el archipiélago de Chiloé. Comenzaron a construirse en el s. XVIII para atender a los poblados del archipiélago y hoy constituyen un estilo arquitectónico propio. Dieciséis de ellas son consideradas Monumento Histórico Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En su inicio, las iglesias de Chiloé recibieron influencias de la arquitectura religiosa alemana y más adelante incorporaron elementos neoclásicos y de desarrollo propio. Este estilo cultivado en el Sur de Chile inauguró lo que hoy se conoce como Escuela Chilota de Carpintería en Madera.

VODUDAHUE-2.jpg

ELEMENTOS LITURGICOS PARA EL CULTO: ALTAR, SEDE Y AMBÓN

Trabajar el revestimiento interior en una arquitectura tan particular ha supuesto un reto apasionante, pues para conseguir una integración completa debía estudiarse y conocer muy bien las técnicas particulares del estilo. Únicamente así se ha podido lograr un conjunto unitario y armónico.

27877547_2284243448267750_5745694690380873728_n

Para la realización del altar, pieza principal del culto católico, se ha seguido el mismo estilo del retablo, inspirado en el de las antiguas iglesias chilotas: de madera, perforado por tres nichos- conservando más alto el central-adornado con pilastras, cornisas y frontones y enriquecido con estrellas pintadas y motivos vegetales en colores serenos. Realizado en madera de cedro, propia de la zona, incorpora detalles dorados que lo enfatizan en un espacio rodeado de madera, y también un relieve central del Cordero Pascual con el que se marca su carácter de mesa sacrificial. El altar se sitúa en eje de la izquierda y está reforzado por la bóveda de medio cañón que lo cubre y lo hace destacable en el espacio interior, como símbolo de Cristo.

Junto con el altar, forman un conjunto unitario en materiales y estilo otros dos elementos clave en la liturgia católica: el ambón, lugar de la Palabra de Dios, y la sede, símbolo de la presencia de Cristo en el sacerdote, que preside la asamblea litúrgica. El ambón presenta el símbolo del Crismón, las iniciales XyP que representan el nombre de Cristo en Griego.

ORFEBRERÍA Y TALLA ESPECIALMENTE DISEÑADAS

Entre las piezas realizadas por nuestros orfebres y plateros para la iglesia encontramos piezas realizadas con el mayor esmero y los mejores materiales para dignificar el culto divino en un templo. Destaca especialmente el sagrario, colocado en el eje de la iglesia, tras el altar. Se trata de una pieza de composición vertical realizada en metal dorado y con cenefas esmaltadas a fuego. Está sustentado por un pedestal de madera de cedro. Contiene el anagrama de JHS, como referencia a los misioneros jesuitas con los que comenzaron este tipo de iglesias.

IMG_1011

A la entrada del presbiterio encontramos un crucifijo, imagen litúrgica y devocional al mismo tiempo, realizado en madera policromada sobre yeso al estilo tradicional.

En retablo central encontramos varias tallas de madera: la Virgen del Carmen presidiendo la nave, S. José carpintero a su derecha, haciendo un guiño a los carpinteros especializados de la zona que realizaban este tipo de iglesias, y S. Pedro a su izquierda como el primer Papa de la Iglesia.

En los retablos laterales se encuentran las imágenes de S. Sebastian, S. Antonio de Padua, Sta. Teresita de los Andes y S. Alberto Hurtado, todas policromadas al estilo tradicional.

Como complemento, se realizó también un vía crucis en madera policromada con veladuras. Está colocado a lo largo de toda la nave, marcando el carácter de peregrinación que simboliza la nave hacia el presbiterio como puerta del Cielo.

Gale5ab15cdf23079_20032018_411pm