St. Mary by the Sea es una iglesia de principios del siglo XX, ubicada en la diócesis de Orange, California. Allí nos trasladamos para llevar a cabo está reforma integral del templo.

El objetivo del proyecto era crear un espacio de culto integrado y atractivo con un altar que permitiera la celebración de la Santa Misa en ambas formas, de espaldas y de cara al pueblo.

La parroquia quería que el sagrario estuviera en el centro del santuario, ocupando así el lugar de mayor relevancia, y que la talla de Cristo crucificado fuera la imagen dominante en el conjunto del presbiterio.

El retablo, que acoge a ambos lados dos estatuas de San José y de Nuestra Señora originales de la parroquia, deja el espacio central a este crucifijo, de modo que sea quien reciba las miradas de los fieles en el primer golpe de vista.

Además del retablo y el altar, se propuso la incorporación de una barandilla para la comunión y de un santuario lateral dedicado a la Divina Misericordia.

Todos los elementos realizados en el taller han sido elaborados en madera, barnizados o policromados y enriquecidos con detalles dorados.

Destaca especialmente en el conjunto de la iglesia las imágenes de la Santísima Trinidad y  del mencionado Jesús Crucificado que sobrepasa el retablo. El Crucifijo es una escultura de madera totalmente tallada, sobre un fondo pintado con la técnica del óleo sobre tabla.

Sobre el sagrario encontramos una imagen del Santo Pelícano, muy habitual en la iconografía cristiana como representación de Jesucristo. Antiguamente se creía que el pelícano se hería a sí mismo en el pecho para alimentar a sus crías del mismo modo que Jesucristo dio su vida para salvar a los suyos. El Flaquean el sagrario dos estatuas de ángeles adoradores, policromados con veladuras que dejan ver las vetas naturales de la madera.