Exterior de la Iglesia

La iglesia de St. John the Baptist se encuentra en Pushkin, Rusia. Aunque la estructura de la Iglesia está intacta desde 1825, el interior y las obras de arte que albergaba sufrieron graves daños después de la Segunda Guerra Mundial. Los daños se deben, por un lado, a que fue saqueada y vaciada de muebles y de elementos litúrgicos y, por otro, porque fue utilizada durante décadas para las necesidades militares y de almacenamiento del régimen comunista.

Nuevo revestimiento interior de la iglesia. En el centro, el sagrario realizado por GRANDA

A finales 1990 el edificio volvió a abrir sus puertas como parroquia de la iglesia católica tras una renovación paulatina que duró varios años. En la tarea de renovación, St. John the Baptist, dedicada, como su nombre indica, a Juan el Bautista, confió en GRANDA para la elaboración de un nuevo sagrario.

UN TEMPIETTO DE INSPIRACIÓN RENANCENTISTA

Sagrario de estilo clásico, basado en la construcción renacentista del “Tempietto”

El tabernáculo es de estilo clásico, basado en la construcción renacentista del “Tempietto” para complementar el retablo y el exterior neoclásico de la iglesia. La pieza es semejante a los templetes,  construcciones aisladas formada por columnas y un techo sobre el que descansa una cúpula y que son edificaciones típicas del Renacimiento. Adoptando esta forma de líneas puras y elementos clásicos, el sagrario expresa su inspiración en los ideales estéticos de proporción y armonía propios de la época.

LOS MATERIALES: METAL, MÁRMOL Y ESMALTES

El sagrario se realizó íntegramente en nuestros talleres, uniendo en el mismo proyecto a orfebres, marmolistas y esmaltistas.

El cuerpo del tabernáculo es de latón dorado, que toma forma abovedada en la parte superior. El diseño está enriquecido con columnas – elemento clásico por excelencia- realizadas en mármol verde y rematadas con capiteles de metal dorado. Los capiteles están decorados con hojas de acanto según el estilo corintio.

Sobre las columnas encontramos, en posición sedente, a los cuatro evangelistas que proclaman la Buena Nueva al mundo.

La puerta del sagrario es de extraordinaria belleza. Se escogió para embellecerla la pintura de la Anunciación de la Virgen María de Murillo, que se reprodujo sobre la puerta metálica con esmaltes vítreos.

Pintura original de Esteban Murillo ejecutada entre 1660 y 1665. Actualmente en exhibición en el Museo del Prado, Madrid, España.