El pasado 23 de diciembre tuvo lugar la visita oficial de personalidades con la que se daba por finalizada la restauración de la decoración mural de los espacios del Palacio de Quintanar en Segovia. La intervención ha sido llevada a cabo por Talleres de Arte GRANDA, bajo la dirección e inversión de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León.

El palacio, cuyo origen se remonta al siglo XV, conservaba parcialmente la decoración mural de sus salas de la primera planta. Estas decoraciones están datadas entre 1770 y mediados del siglo XIX, y son reflejo de la vida social e íntima de las clases sociales altas de Segovia en esta época. En concreto, fueron los marqueses de Quintanar quienes habitaron el palacio hasta el siglo XX.

Así, en sus muros y techumbres podían distinguirse, en sucesivas capas, la evolución de los estilos decorativos entre aproximadamente 1770 hasta el siglo XIX. Las decoraciones más antiguas son pinturas murales, que posteriormente quedaron recubiertas por otra decoración a la moda, en la que destaca el uso de papeles pintados y entelados. En ambos casos, su importancia reside en que son muy pocos los ejemplos de este tipo de decoración que han sobrevivido hasta nuestros días. Esta escasez se debe, en parte, a que, en el pasado reciente, estas manifestaciones artísticas se consideraban de escaso valor, por lo que no se invertían esfuerzos en su conservación. La decoración del palacio de Quintanar también ha sufrido, fruto de este enfoque, por lo que gran parte de la misma se había perdido o sufría gran deterioro.

Nuestra intervención se ha centrado en la limpieza, consolidación y reintegración de los motivos pictóricos, a fin de recuperar el ambiente de las salas. Asimismo, se ha instalado un suelo de tarima inspirado en modelos de la época y se ha recuperado el acabado original de las carpinterías históricas. Además, se han sustituido los sistemas de iluminación.

En total, se han recuperado diez espacios que conservan decoraciones. Entre ellos, cabe destacar la Sala II, cuya decoración de estilo pompeyano, que se remonta a finales del siglo XVIII, es la más antigua de las conservadas en el palacio. En las Salas I y III se han identificado motivos ornamentales en papel pintado de la compañía francesa Zuber et Cie., una de las más antiguas y prestigiosas de Europa, todavía hoy en activo. En la Sala IV se conserva una escena panorámica que se trata de una de las primeras comercializadas en Francia, identificada como “Jardín inglés” perteneciente a la fábrica Dufour et Cie. Esta composición representa varias escenas ambientadas en un jardín anglo-chino con abundante vegetación, elementos arquitectónicos y personajes a la moda. El conjunto conservado en Quintanar está incompleto, pero se trata no obstante de una panorámica muy poco frecuente, de la que tan sólo se han conservado en todo el mundo cuatro ejemplares completos.